3648 9946 contacto@wom-group.com.mx
5 PUNTOS A CONSIDERAR POR LAS PYMES PARA GESTIONAR REDES SOCIALES

5 PUNTOS A CONSIDERAR POR LAS PYMES PARA GESTIONAR REDES SOCIALES

Hemos hablado ya de los mitos que deben romperse cuando hablamos de las estrategias digitales para conectar con nuestros clientes. Si queremos resultados, no pueden ser tomadas a la ligera o ser administradas por algún familiar o amigo solo porque tiene un perfil personal en alguna red social. A continuación otros aspectos básicos para tener éxito:   Contenidos: Cada red social tiene un público objetivo y lenguaje diferentes, y debemos sacar el máximo partido en cada una de ellas. Por lo que no se ve bien publicar la misma información en ambas redes. Cada una tiene estrategias y enfoques diferentes que solo el Community Manager, basándose en la estrategia puede establecer.   Imágenes: Se dice que una imagen vale mil palabras por lo que siempre que se pueda, deben usarse imágenes de calidad y que logren llamar la atención. Si no usamos fotografías realizadas por nosotros, debemos citar la fuente o link desde donde se obtuvo.   Periodicidad: Una fan page creada en Facebook que no esta siendo actualizada diariamente da una mala imagen de la empresa y lo mismo sucede con Twitter.  Se puede reducir levemente durante el fin de semana, pero es preferible no dejar los perfiles sin ninguna actualización.   Dosificación: En función de la estrategia, se establecerá el numero de actualizaciones por día en Facebook –pueden ser uno o dos diarios- y en Twitter que pueden llegar a ser de 4 o más. No es bueno saturar a nuestra audiencia. La excepción serán eventos, cursos, congresos, etc. que den posicionamiento a la marca.   Calidad: Ante un consumidor más informado y educado no podemos arriesgar nuestra presencia con...
La publicidad y la promoción en el marketing 2.0

La publicidad y la promoción en el marketing 2.0

La publicidad y la promoción en el marketing 2.0 La forma de hacer publicidad siempre ha generado interés, curiosidad e incluso controversia por ser un elemento  de la mercadotecnia que cuando logra tener éxito, conecta con las emociones del consumidor más allá de si existe o no la necesidad por un producto o servicio. Y para crear este gancho, los creativos del marketing deben jugar un poco a la psicología, a entender profundamente el comportamiento del consumidor y conocer aquello que lo mueve en su intención de compra.   Para las empresas, -tanto si son B2B o B2C- los principales objetivos de la publicidad son: reforzar el posicionamiento, ser recordados, ayudar a las ventas y en general, ser más conocidos en un ambiente en el que cada día, los consumidores reciben cientos de  estímulos. Pero ahora, a diferencia del siglo XX, no basta una publicidad con un comercial en la T.V. o en el radio para conectar con los clientes. Ahora, ellos están cada vez más informados y conectados gracias a las plataformas digitales. Intercambian opiniones, hacen recomendaciones, hablan de experiencias negativas y en general tienen una participación mucho más activa que antes.   Entonces, ¿cómo conectar más y mejor en este nuevo universo? El marketing ha encontrado en la generación de experiencias un aliado muy importante cuando se trata de de estrechar los lazos con los consumidores. Tanto la experiencia como la generación de contenidos para que sea el mismo cliente quien “adopte” la marca y la sienta cada vez más personal, no es casualidad. Existe una planeación y un objetivo detrás que muchas veces las pymes y sus directores no logran aterrizar...
El entorno define las experiencias

El entorno define las experiencias

En tiempos de ahorro, las marcas deben adaptarse a los nuevos canales de comunicación y a los modos de interacción social, para establecer una relación exitosa con las audiencias modernas. La relación entre los clientes y las marcas ha cambiado por completo. Actualmente, los consumidores pueden salir a la calle y encontrar decenas de productos o servicios con características similares, de los cuales ellos pueden elegir su ‘mejor opción’, de acuerdo con sus necesidades. Las compañías tienen ante ellas un nuevo objetivo: generar experiencias de marca.   En días pasados, tuve la oportunidad de decidir entre dos propuestas de marca difrentes, a través del servicio de café on the go (para llevar), que cada vez más mexicanos están incorporando en sus hábitos de consumo (hace 10 años, el consumo per cápita de café era de 700 grs. por persona, pero en el 2013 incrementó a 1.6 kgs. por persona)1. Mis dos opciones fueron Starbucks y otro local más pequeño, de una marca menos reconocida, pero de imagen limpia y organizada. Pensando en el apoyo hacia la economía local, elegí llevarme el café de la segunda opción.   Cuando entré, no escuché música especial; el joven que me atendió no sabía mi nombre, y sólo tuve dos tamaños para seleccionar: mediano o grande. El local no tenía un valor especial que apelara a mis sentidos; sólo una promoción dirigida a mi percepción costo-beneficio. Y ¿cuál fue el resultado? Compré un café de tamaño regular por una cuarta parte del precio que el primer lugar me ofrecía, y además ¡me regalaron un pan dulce! (A las 8:00 a.m., el factor promoción...